Entrevista a Leonor Cavada, profesora de Infantil

"La amistad que creamos con niños y familias es para siempre. Recibir a los alumnos ya universitarios o a las abuelas muy agradecidas es un recuerdo imborrable, se demuestra que Altair es una gran familia"

Entrevista a Leonor Cavada Jurado, autora de proyectos educativos (Algaida) y profesora de Infantil

La profesora de Educación Infantil de Altair, Leonor Cavada Jurado es autora de proyectos educativos infantiles muy difundidos como “El bosque de Túo, “El circo de Pampito” y “La granja de Nito” (Algaida). Llegó al colegio hace 17 años, cuando se acababa de inaugurar la etapa de Infantil y este curso es muy especial para esta gran docente porque le llega la hora de la jubilación.

¿Cómo era su trabajo en la editorial Algaida?

Gestionaba diversos proyectos educativos, y soy la autora de algunos como “El circo de Pampito” o “El bosque de Túo”. Me especialicé en el primer ciclo de Educación Infantil, porque siempre me ha apasionado. Como varios de ellos se implementaron en las clases de Altair, todo fue rodado para llegar aquí como profesora.

El trabajo de maestro o maestra es fundamental para la sociedad. Al crearse en esta etapa las bases de la educación, ¿se puede decir que es una de las labores más vocacionales?

Por supuesto, sobre todo en esta etapa de Infantil. Los alumnos lo notan todo, tienes que entrar resplandeciente y es un trabajo muy agotador. Son cinco horas constantes, y cada edad necesita un apoyo a su medida. Tenemos que combinar la paciencia, el cariño y la disciplina, para que no puedan contigo. Somos como su padre o madre en la escuela, su referente. Quizá a partir de Primaria se introducen otros detalles, pero en Infantil la parte vocacional es fundamental.

Uno de los pilares de Altair es la educación personalizada, ¿cómo se aplica en la etapa de Educación Infantil?

Trabajamos mucho con las familias, en todas las dimensiones que rodean al niño. Todo es importante, hay que observar sus necesidades y carencias, si necesita un plan de acción concreto. Siempre pensamos que cada niño es único e irrepetible, y así actuamos. Y hay que añadir la gran labor social que llevamos a cabo, que es mucho más gratificante para nosotras como profesoras, ya que disfrutamos viendo la evolución de nuestros alumnos.

Leonor Cavada Jurado, profesora de Infantil Altair

¿Desde cuándo aprenden los niños a leer en Altair y cómo pueden los padres conseguir que sean grandes lectores?

Tenemos un proceso de lectura por etapas. Empezamos con fonemas, vocales, sílabas y palabras, explicando algunos términos. En Infantil 4 años completamos todo el abecedario y en 5 años reforzamos todo lo aprendido y empezamos a trabajar la lectura en sí. Van aprendiendo fácilmente, a la par que van escribiendo en un cuaderno. En la clase de 4 años acaban leyendo ya muchos, pero no es algo fundamental ni que deba preocupar. Hay padres que nos lo dicen y siempre le indicamos lo mismo, que no deben inquietarse. Es mejor que fluya, sin forzar. Hoy mismo, dos alumnos que les costaba ya están leyendo. Y eso que lo hacemos por grupos, para que evolucionen de la mano. Los motivamos para que den el salto.

En cuanto al fomento de la lectura, recomendamos que los alumnos lean mucho en casa. Por ejemplo, por la noche pueden hacerlo con sus padres, aunque sea un cuento corto. Es un momento íntimo y necesario con nuestros hijos, que aumenta la confianza entre ambos. Aquí solemos llevarlos de una situación que ha ocurrido en el día a día a un cuento para que les sea más atractivo. O los motivamos con el dibujo, que le encanta a la gran mayoría. Empiezan con dicho dibujo y se les ofrece un libro con aquello que más les guste dibujar. De hecho, una de las actividades consiste en crear cuentos basados en sus propios dibujos. Y a medida que van leyendo y comprendiendo las palabras, se van enganchando a la lectura.

Recuerdo que en los primeros años traíamos a padres para que leyeran cuentos en clase, al menos una vez por semana. Y todos los alumnos lo esperaban con gran ilusión. Es una actividad que se ha perdido, quizá por la pandemia, pero creo que debemos recuperarlo, insistiré antes de jubilarme para que se retome…

Termina una etapa, Leonor, ¿qué se lleva de Altair de estos años?

Muchísimas satisfacciones, gran alegría por ver cómo llegaron los niños y cómo se van. La amistad que creamos con niños y familias es para siempre. Recibir a los alumnos ya universitarios o a las abuelas muy agradecidas es un recuerdo imborrable, se demuestra que Altair es una gran familia. Lo que yo he podido aportar humildemente es muy poco en comparación a lo que he recibido.

A partir de ahora, no sé qué haré, sinceramente. Aún estoy en mi rutina y no he pensado nada. Tengo ya que marcharme porque me toca, pero sigo viniendo como el primer día, con la misma ilusión.

 

Noticias relacionadas

Martes 5 de marzo: Jornada de Puertas Abiertas

El martes 5 de marzo a las 17:30 horas...

Infantil: la alegría de aprender

Hace 20 años que se inauguró el Centro Educativo...

Aprendiendo matemáticas desde Infantil

Aprendiendo matemáticas desde Infantil Para que los niños de la...

Oferta de plazas concertadas para el curso 2024 – 2025

Del 1 de marzo al 1 de abril estará...

Convivencia de 2º de ESO a Lisboa – Fátima

Una de las convivencias previstas para este curso en...
Jornadas de Puertas Abiertas 2024