Altair amplía este curso el programa Erasmus+ a los Ciclos Formativos de Grado Superior

Erasmus+A finales de septiembre regresaron los cinco alumnos de Grado Medio de CC.FF. que han disfrutado durante este verano del programa Eras­mus+, proyecto que ha cumplido en Altair su segundo curso en funcionamiento. Pa­ra este año, además de repetir la experiencia en dicha etapa, se incluye una ofer­ta para alumnos de Grado Superior.

D. Jesús Candau, responsable del programa en Altair, nos explica que “es una idea ambiciosa, pero factible. El problema es que la Beca que se concede para esta eta­pa es muy inferior a la de Grado Me­dio, ya que desde la UE se pretende favo­re­cer a los colectivos con más problemas a la hora de encontrar empleo”.

Para quien no lo conozca, el Programa Eras­mus+, financiado por la UE, ofrece a los alumnos de los centros adscritos la op­ción de realizar unas prácticas de tres me­ses en el extranjero, otorgando para ello una beca que incluye los gastos de trans­porte, residencia y mantenimiento.

“En realidad esas prácticas son complementarias”, aclara D. Jesús Candau, “ya que en primera instancia los alumnos deben cumplir la FCT. La empresa que los aco­ge no está obligada a abonar nada por el trabajo desempeñado, eso sí, deben ins­truirlos y ayudarlos en lo posible. Ha­bla­mos de prácticas en inglés, en un entorno profesional, donde en la mayoría de los casos el personal es nativo”.

Para este último curso se presentaron 40 candidatos, “de los que finalmente asis­tieron cinco de nuestros cuatro ciclos, más o menos uno por especialidad. Hace dos años apenas se llegó a la mitad de par­ticipantes, y sin embargo para este pró­ximo verano se van a alcanzar los 50 ó 60 candidatos”. Todo ello pensando que “des­de Altair queremos ofrecer más cosas a los alumnos, aparte de lo básico”.

En la selección, D. Jesús Candau nos in­dica que “se valoran varios aspectos, co­mo el expediente académico o la realización de un examen oral en inglés y un test de maduración. Los alumnos deben va­lerse por sí mismos y convivir con otras per­sonas que no pertenecen a su familia”.

En cuanto a la propuesta para Grado Su­perior, “hemos hecho una ronda de con­sultas y hay bastantes alumnos interesados, tanto en Ad­mi­nistración como en In­formática. Incluso se está planteando que las prácticas oficiales se cumplan durante este periodo en el extranjero”.

Por lo tanto, “ya estamos preparando la pro­moción, organizaremos una charla glo­bal y en breve empezaremos la selección. Queremos dejarlo todo muy claro pa­ra que los alumnos sepan exactamente cada dato necesario”.

Otra posibilidad que se está estudiando es el intercambio de profesores a medio o lar­go plazo. De hecho, hace unos meses, “he participado en un proyecto de integración de alumnado inmigrante de FP en Leip­zig, Alemania. Es una zona con mucha inmigración, gente joven que cuenta con poca formación, y están planteando es­ta experiencia para relanzar la región, dos o tres pasos por detrás de la zona más industrializada del país. Acudimos con un traductor para explicarles cómo he­mos desarrollado en Altair los CC.FF. y to­maron nota de todo”.

Experiencias en primera persona

Dos de los alumnos que disfrutaron es­te verano de la beca Erasmus+ han continuado sus estudios en Altair, optando por un ciclo de Grado Superior. Ha­bla­mos de Juan Manuel León Hidalgo, de 19 años, y Daniel Alejandro López Cla­vijo, de 24. Pu­dimos charlar con ellos y les preguntamos por la experiencia vivida.

Según Juan Manuel, que estuvo en Wol­verhampton, cerca de Birmingham (In­glaterra), “ha sido todo un reto. Desde que se impartió la charla informativa lo tu­ve claro, quería ir por encima de todo. Tra­ba­jar fuera de España iba a suponer un pun­to muy a mi favor en el CV. Al principio mis padres tuvieron ciertas reticencias, pe­ro los convencí. Una vez pasé las pruebas, nos dijeron el destino”.

En cuanto a la experiencia vivida, Juan Ma­nuel recuerda que “llegué el 5 de julio y no tenía todavía asignada la empresa. Po­co después empecé en una donde por la mañana llevaba la administración financiera y por la tarde era monitor de un grupo de niños, con los que me lo pasé muy bien. Todos me trataron fenomenal y eran cons­cientes de mis dificultades con el idio­ma, así que explotaban lo que se me da­ba bien. Incluso estuve recibiendo clases de inglés una hora al día”.

Juan Manuel tiene claro que “es una ex­periencia muy recomendable para todos mis compañeros. Aprendes el idioma, pe­ro sobre todo maduras mucho. Co­no­ces tus mejores cualidades y valoras más a tu familia. Tras la ver­güen­za y miedo inicial, a las dos semanas ya funcionas co­mo si estuvieras en Se­vi­lla”.

Por su parte, Daniel Alejandro estuvo los tres meses preceptivos en Breslavia (Po­lonia), junto con un compañero del ciclo de Electricidad. Nada más llegar, “empecé con un proyecto en unas oficinas, mo­dernizando la red wi-fi. Investigué por mi cuenta e incluso conté con un presupuesto para dispositivos. Ya en el último mes me enviaron a una empresa, que no te­nía relación directa con la informática, por lo que decidí regresar a la anterior, ges­tionando temas de configuración de red y mantenimiento informático”.

De Polonia destaca “el trato de la gente, que aunque al principio es bastante fría, poco después va entrando en calor y te acogen como uno más de allí. En cuanto al idioma no tuve ningún problema en el tra­bajo, ya que todos eran bilingües y se ex­presaban muy bien en inglés, pero con los ciudadanos de Breslavia ya era más com­plicado, el polaco no es mi fuerte…”.

Al igual que su compañero, Daniel Ale­jan­dro valora “haber aprendido a vivir con per­sonas que no conoces de nada y sobre todo superar retos profesionales con res­ponsabilidad. De hecho, cuando estaba más a gusto, teníamos que volver. Yo siem­pre he querido viajar, cuando me enteré del proyecto me apunté sin pensarlo”.

Noticias relacionadas

Salidas académicas de ESO y Bachillerato

Recientemente tantos los alumnos de ESO como los de...

1º de ESO asiste al Concierto Didáctico “Pedro y el Lobo”

Alumnos de 1º de ESO de Altair se desplazaron al Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla, en compañía de cuatro profesores, para asistir al espectáculo musical didáctico “Pedro y el Lobo”, que fue interpretado por la Real Escuela Sinfónica de Sevilla.

Númenor cumple 35 años

Númenor, una revista clave en el panorama poético español La...

Tutoría personal en Altair, clave para la educación personalizada

La atención personalizada está en el carácter propio de...

Jornadas de Puertas Abiertas 2023

Para todas las familias que lo deseen, Altair organiza este...
Jornadas de Puertas Abiertas 2023