Entrevista a Fernando Alberca, autor del libro «Pequeños grandes lectores»

"La lectura es una cuestión más familiar que escolar"

«La lectura es una necesidad vital, mucho más allá de su apor­tación cultural»

¿Qué van a encontrar los padres y educadores en este libro?

Las razones de por qué hay niños y niñas que dicen que no les gus­ta leer y el modo como engancharles en la lectura, mejoran­do su forma de leer, que es el obstáculo real que sienten. Encon­trarán también un método para iniciar en la lectura a quien aún es pequeño y ha de aprender, y también para enseñar a leer con más eficacia y menos rozamiento a cualquier edad, a los 70 por qué no.

¿Por qué es tan importante la lectura desde el punto de vista edu­cativo?

Estructura la mente intelectualmente, argumenta las ideas y acos­tumbra al razonamiento, a llenarse jerárquicamente de premisas que se combinan; pero la mayor riqueza es emocional: per­mite vivir emociones y sentimientos difíciles y peligrosos de vi­vir fuera de un libro, necesarios más hoy que nunca, que potencian el héroe que estamos llamados a ser cada uno en la vida co­tidiana y experimentar en la vida de personajes que nos creamos nosotros mismos, experiencias de una riqueza y enseñanza de valor infinito. Es una necesidad vital, mucho más allá de su apor­tación cultural.

La escuela ha de perfeccionar lo que la familia pue­de enseñar en un ambiente más afectivo y estimulante. El ejem­plo hace mucho, pero el método y el entorno en el que se apren­dió, mucho más

Hace 30 ó 40 años algunos libros de éxito eran Fray Perico y su borrico, Momo, La historia interminable, El pe­que­ño Nicolás y triunfaban sagas como las de Los Cinco, Ce­lia o Los Hollister. ¿Pueden gustar a los niños de hoy es­tos títulos?

Los contextos han cambiado mucho, les gusta más a los niños de hoy los de Artemis Fowl, los de Harry Potter, El Señor de los Ani­llos, los del personaje Iván de Aldénuri (J.A. Pérez-Foncea) o libros como Mosquetero del rey y similares, de Juan Pedro Delga­do, que cumplen deliciosamente el disfrute de aquellos otros li­bros que nosotros paladeamos, pero con el lenguaje de niños y jó­venes de hoy y adaptado a sus principales necesidades.

¿Cuál es mejor, la lectura en papel o en pantalla?

Ambas son buenas y compatibles. Hay quienes leen en pantalla y luego seleccionan más para leer en papel. Leer es leer. Va aparejado a los gustos. La mayoría de grandes lectores, con el tiem­po, disfrutan del papel y sus sensaciones táctiles y visuales en el tomo impreso, pero hay quienes encuentran otros detalles con la transportabilidad del digital: es lectura al cabo una y otra, y aportan la misma grandeza.

¿Qué obstáculos encuentra el niño de hoy para no leer, para no aficionarse a la lectura?

El 96% de los niños y niñas españoles no ha aprendido a leer com­pletamente, del todo, ni lo ha hecho con un método adecua­do. Muchos siguen aprendiendo empezando por el alfabeto y las sí­labas, lo que demora la lectura de por vida. Pequeños grandes lec­tores explica los distintos métodos que actualmente se emplean en España para enseñar a leer, sus ventajas y desventajas, y propone uno más eficaz y completo.

A todos los niños y niñas les encanta leer, pero no lo descubren aque­llos que aprendieron a hacerlo con muchos obstáculos, y na­die necesita leer un libro que aún no sabe qué le cuenta, hasta que lo lee.

Un libro bueno engancha siempre, y no tenemos vida suficiente para leer millones de libros, así que elegir es una necesidad. Hay que enseñar a los hi­jos o hijas a dejar un libro que no les atrapa a la décima página

¿Qué papel juegan los padres para hacer niños lectores? ¿Es im­portante el ejemplo?

Enseñarles a leer bien. La lectura es una cuestión más familiar que escolar. La escuela ha de perfeccionar lo que la familia puede enseñar en un ambiente más afectivo y estimulante. El ejem­plo hace mucho, pero el método y el entorno en el que se apren­dió, mucho más.

¿Qué consejos daría a los padres de Altair para conseguir que sus hijos sean buenos lectores?

Seguir las pautas que Pequeños grandes lectores le aconsejan, ten­gan la edad que tengan. Comprarles o ayudarles a sacar de las bibliotecas públicas los mejores libros. Un libro bueno engancha siempre, y no tenemos vida suficiente para leer millones de libros, así que elegir es una necesidad. Hay que enseñar a los hi­jos o hijas a dejar un libro que no les atrapa a la décima página. Si se compró, vale más perder el dinero que además el tiempo… otro mejor siempre le espera.

Noticias relacionadas

Númenor cumple 35 años

Númenor, una revista clave en el panorama poético español La...

Tutoría personal en Altair, clave para la educación personalizada

La atención personalizada está en el carácter propio de...

Jornadas de Puertas Abiertas 2023

Para todas las familias que lo deseen, Altair organiza este...

Jubilaciones Altair 2022

Con el inicio de las vacaciones de Navidad, la...

Villancicos en Infantil

Hoy, miércoles 21 de diciembre, se ha celebrado en...
Jornadas de Puertas Abiertas 2023