Entrevista a José Antonio Izquierdo Serrato (promoción de FP-5ºE de 1993), Senior Project Architect del Grupo IMAR en Qatar

"En Altair han conseguido sacar lo mejor de mí mismo"

«En Altair han conseguido sacar lo mejor de mí mismo»

Tras varios años después de su marcha, ¿qué recuerdos tiene de Altair?

Altair ha sido una experiencia en mi vida que está conmigo en to­do momento. Todos sabemos que la época de adolescente es muy complicada, y en Altair han conseguido sacar lo mejor de mí mismo. Todo lo que uno se propone se puede conseguir. Altair es una Familia.

Por supuesto, recuerdo mucho al profesorado y compañeros.

¿Cuáles fueron las principales aportaciones intelectuales y hu­manas que se llevó de este Colegio?

A decir verdad, en mi caso estudié Formación Profesional (ra­ma de Electricidad), pero siempre ambicionaba algo más, quería llegar lo más lejos posible. En Altair conseguí un gran apoyo en todos los aspectos, humanos e intelectuales. Una vez terminado FP, pasé el COU y la selectividad para estudiar Arquitectura en la Universidad de Sevilla.

¿Qué profesores le marcaron más en su andadura?

Es difícil seleccionar solo uno, han sido prácticamente todos im­portantes, todos han aportado su granito de arena.

¿Qué le motivó a marcharse al extranjero para desarrollar su profesión?

Como arquitecto, incluso antes de terminar la carrera había mu­cho trabajo y un gran prestigio en la profesión. Al llegar la crisis, es difícil conseguir grandes proyectos arquitectónicos en Es­paña que estimulen, así que decidimos marcharnos a otro país que cumpliera con este objetivo, por ejemplo, Qatar.

José Antonio Izquierdo Serrato (promoción de FP-5ºE de 1993)

En cuanto a sus compañeros de promoción, ¿sigue en contacto con alguno?

Desgraciadamente se va perdiendo el contacto, pero sigo manteniendo una relación especial con Manuel Ramón Crespo.

Cuéntenos alguna anécdota curiosa de sus años de estudiante en Altair.

Es difícil seleccionar solo una, han sido numerosas, recuerdo que todos los días venía del Instituto sonriendo, pues fue una de mis mejores experiencias en la vida. Estudiábamos duro, pe­ro también disfrutábamos mucho.

Por decir alguna, recuerdo muchas anécdotas en el taller de elec­tricidad, sobre todo cuando algo no funcionaba correctamente y teníamos que buscar una solución.

¿Qué le diría a un alumno de Altair que no tiene claro a qué de­dicarse en el futuro?

He de reconocer que yo no quise ser arquitecto cuando era jo­ven. Hay que estar motivado en la vida, tener aspiraciones, al igual que el deporte, ponerse a prueba en cada momento y conocer lo que uno es capaz si se lo propone seriamente. La sa­tisfacción que da conseguir tus retos te lleva a ponerte otros nue­vos, y nunca conformarse, al menos es mi experiencia.

Hay que encontrar lo que a uno realmente le hace feliz, disfrutar con lo que se hace. Todos sabemos la cantidad y sacrificio de horas de nuestra vida destinamos al trabajo, qué menos que al menos uno disfrute con lo que hace.

Noticias relacionadas

Númenor cumple 35 años

Númenor, una revista clave en el panorama poético español La...

Tutoría personal en Altair, clave para la educación personalizada

La atención personalizada está en el carácter propio de...

Jornadas de Puertas Abiertas 2023

Para todas las familias que lo deseen, Altair organiza este...

Jubilaciones Altair 2022

Con el inicio de las vacaciones de Navidad, la...

Villancicos en Infantil

Hoy, miércoles 21 de diciembre, se ha celebrado en...
Jornadas de Puertas Abiertas 2023