Entrevista con Nikolai Sánchez, antiguo alumno del grado superior de Electrónica

«De Altair me llevé el aprender a aprender»

Nikolai Sánchez tiene 26 años y realizó en Altair la titulación de Técnico Superior en Sistemas Electrotécnicos y Automatizados durante los cursos 2019-2020 y 2020-2021. Previamente había estudiado en el Conservatorio, piano y tromba. Eligió una salida profesional en este sector, en la electricidad, ya que “toda mi vida la había enfocado en el ámbito de la música, pero no había salidas profesionales y decidí cambiar mi enfoque laboral, me reciclé, por así decirlo”.

¿Dónde estás trabajando actualmente?

Estoy trabajando en Siemens Frankfurt, en la planta de transformadores eléctricos de Frankfurt. A día de hoy hago trabajos principalmente electromecánicos, empecé realizando algunos eléctricos, luego trabajos mecánicos y ahora finalmente estoy en el sistema de refrigeración de los transformadores. Es decir, toco mecánica, toco electricidad, es un ámbito muy polivalente.

¿Por qué en Frankfurt (Alemania)?

Me llamaron de un centro alemán un poco antes de finalizar el grado y acepté casi con los ojos cerrados, porque aquí en Altair hemos trabajado mucho con autómatas de Siemens. Para nosotros es una empresa puntera y aquí en el grado la hemos valorado mucho. Me fui para allá no por dinero, sino para aprender, para mejorar mi curriculum.

¿Estás contento en Alemania?

Sí, estoy muy contento, pero me falta sol.

¿De cuánto tiempo es tu contrato?

Es de un año, con tres meses prorrogables. Aquí hay mucha movilidad, cuando se me acabe el contrato a los dos días estoy seguramente trabajando en otra empresa.

¿Qué te aportó Altair que haya sido esencial en tus inicios profesionales?

Principalmente la disciplina y la educación en general, la forma de hacer las cosas. Altair me inculcó la corrección a la hora de realizar un trabajo, seguir unas pautas, unas normas, ser limpio. El ser profesional. El hecho de que si te quedas en un trabajo y no sabes cómo reaccionar, sacar la tarea para adelante de la mejor forma posible.

Siempre digo lo mismo, en Altair aprendí a aprender. Si no sé hacer algo, busco la manera de conocer los pasos necesarios para hacerlo correctamente.

¿Cómo es tu día a día en Alemania?

En general es una vida de casa al trabajo y del trabajo a casa, no puedes salir mucho de esa rutina. Mucha vida social se hace dentro del trabajo, con los compañeros. Es un concepto diferente al de España, no hay una presión ni se obliga a trabajar en el descanso. Es más, se obliga al trabajador a cumplir sus descansos. Es una dinámica de trabajo muy distinta. Algún fin de semana puedes salir, pero casi siempre a casas de amigos, principalmente por el clima.

¿Cuál es tu horario actualmente?

Yo estoy en el departamento de finalizado, por lo que mi horario es de 6 de la mañana a 2 de la tarde. Es decir, ocho horas de trabajo y una de descanso. Puedo trabajar más horas, pero se suman todos los minutos para abonarlos aparte o bien cambiarlos por vacaciones.

¿Tienes compañeros de Altair por la zona?

Pues sí, en Siemens hay otro compañero de Altair, que estudió conmigo, aunque está en otro departamento. Y otro compañero más estuvo desde agosto a diciembre en la BMW de Munich.

¿Qué valores te quedarías de Altair?

La educación como comportamiento y su filosofía como centro educativo. El respeto a las personas con las que trabajas. En Altair llamamos don a los profesores porque no es un amiguete. Los profesores nos enseñan, tenemos que aprender de ellos.

¿Qué profesores recuerdas más de Altair?

Yo tuve tres profesores magníficos en mi promoción: D. Emilio (electricidad), D. Francisco (automatización) y D. José (electrónica). Cada uno nos formó de forma distinta pero de cada uno aprendimos cuestiones muy necesarias. Tienen experiencia del sector privado y eso se nota muchísimo en las clases y posteriormente en nuestro desempeño en el trabajo.

Además de Altair, ¿cómo fue tu educación en casa?

Magnífica, gracias a la educación en casa y a la forma de proceder de mis padres. Por ejemplo, mi padre es autónomo, y (es una opinión personal) esa fortaleza se inculca a los hijos.

Noticias relacionadas

Salidas académicas de ESO y Bachillerato

Recientemente tantos los alumnos de ESO como los de...

1º de ESO asiste al Concierto Didáctico “Pedro y el Lobo”

Alumnos de 1º de ESO de Altair se desplazaron al Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla, en compañía de cuatro profesores, para asistir al espectáculo musical didáctico “Pedro y el Lobo”, que fue interpretado por la Real Escuela Sinfónica de Sevilla.

Númenor cumple 35 años

Númenor, una revista clave en el panorama poético español La...

Tutoría personal en Altair, clave para la educación personalizada

La atención personalizada está en el carácter propio de...

Jornadas de Puertas Abiertas 2023

Para todas las familias que lo deseen, Altair organiza este...
Jornadas de Puertas Abiertas 2023