Falleció D. Luis Calvente, antiguo conserje de Altair

El fallecimiento a los ochen­ta y tres años de Luis Calvente ha hecho re­vivir en quienes lo conocimos mu­­­­chos re­cuerdos im­bo­rra­­bles. Hemos sen­tido su muer­te, a la vez que comprendemos que su vida ha estado ple­namente cumplida, bien gastada en servicio a los de­más lleno de entrega y de ale­­gría.

Luis Calvente está vinculado en­trañablemente a Altair. Du­ran­­te muchos años fue una presencia amable, querida por to­dos por­que se hacía querer con su sencillez, con su sentido co­mún y con su extraordinario y sutil humor. Muchos de nosotros tenemos nuestros recuerdos particulares de él, porque a nadie de­jaba indiferente. Cuántos servicios pres­tados, cuántos buenos ratos supo dar­nos.

Trabajó como conserje en Altair casi des­de sus comienzos, a prin­­cipio de los años sesenta. Vino a Sevilla desde Bar­ba­te, su pue­­blo, donde era barbero. Allí ha­bía conocido a algunas personas del Opus Dei y decidió pedir la admisión, por lo que se tras­la­dó a esta ciudad. To­dos recordamos la pasión que tuvo por Se­­vi­lla. Cuando llegaba la Semana Santa le encantaba enseñar los mon­tajes de fo­tos y música que hacía, que llegaron a ser famo­sí­simos.

Al poco tiempo de llegar ya había conseguido montar su pro­pio local, pues era un buen profesional, pero lo dejó pa­ra ha­cer­se cargo de la Conserjería de Al­tair. Eran los primeros años del Co­legio -que muchos recuerdan como años maravillosos de trabajo, pues todo estaba por hacer-, y él, igual que otros muchos, de­­dicó ya su vida profesional a sacar adelante es­ta empresa.

Podría parecer que su puesto de trabajo era secundario, pe­ro ni él ni nadie con­sideraba que fuese así. To­das sus grandes cua­li­dades hu­manas las puso muy conscientemente al servicio de los de­más, y quienes lo conocimos sabemos que el prestigio que tu­vo entre tantas “generaciones” de padres, profesores y alumnos lo consiguió pre­cisamente por eso, por el ca­riño que puso en todo lo que hacía.

Cuando se jubiló mantuvo el mis­mo talante. No dejó de ve­nir por el Colegio, y siempre llamaba la atención cómo nos alegraba ver­le, tan elegante como de costumbre, tan amable y tan ocurrente.

Quien no lo sabía, no se daba cuen­ta de los achaques que con la edad iba teniendo. Se esforzó mucho en man­tenerse ac­tivo, y desarrollar con calma tantos intereses como tuvo; lle­gó a ser un buen fotógrafo, por ejemplo, estimulado por el en­canto de las cosas de Se­villa, que tanto valoraba. Hasta su úl­ti­mo día no de­jó de preocuparse por los de­más: falleció al regresar a su casa, des­­pués de una larga conversación con un vie­jo amigo, y de rezar, como era su cos­tumbre, ante el San­tí­simo expuesto.

Fidel Villegas

Noticias relacionadas

Númenor cumple 35 años

Númenor, una revista clave en el panorama poético español La...

Tutoría personal en Altair, clave para la educación personalizada

La atención personalizada está en el carácter propio de...

Jornadas de Puertas Abiertas 2023

Para todas las familias que lo deseen, Altair organiza este...

Jubilaciones Altair 2022

Con el inicio de las vacaciones de Navidad, la...

Villancicos en Infantil

Hoy, miércoles 21 de diciembre, se ha celebrado en...
Jornadas de Puertas Abiertas 2023