Historia de un trabajo en equipo: monumento a tres lápices de colores

Nadie merece más un monumento en un Cen­tro Educativo que los lápices de colores. Por eso, aprovechando que los dos cedros que estaban en la entrada del Edificio Cen­tral corrían peligro de caer­se, y que iban a ser sustituidos por otros más seguros, se propuso utilizar la ma­dera para este noble fin.

En este proyecto han colaborado, por orden de intervención: Juan Carlos Tena, el jar­dinero que los taló; Ma­no­lo Mu­ñoz, que ayudó en casi to­do; Juan Carlos Moles, que pres­tó la motosierra para tallar los troncos; Miguel Ángel Mal­donado, antiguo alumno de Altair y actualmente padre de un alumno de Pri­ma­ria, que fabricó en acero ino­xidable los casquillos de los lápices; y muchos profesores que aportaron ideas y su­gerencias.

Es un monumento a los tres colores primarios de los que surgen toda la gama de co­lores, como un recordatorio a todos los alumnos y pro­fesores para poner la mirada en lo que es fundamental y base de todo.

Rafael Hidalgo

Noticias relacionadas

Númenor cumple 35 años

Númenor, una revista clave en el panorama poético español La...

Tutoría personal en Altair, clave para la educación personalizada

La atención personalizada está en el carácter propio de...

Jornadas de Puertas Abiertas 2023

Para todas las familias que lo deseen, Altair organiza este...

Jubilaciones Altair 2022

Con el inicio de las vacaciones de Navidad, la...

Villancicos en Infantil

Hoy, miércoles 21 de diciembre, se ha celebrado en...
Jornadas de Puertas Abiertas 2023