Entrevista a Concha Feliú, directora de Educación Infantil en Altair

“Nuestro propósito es querer mucho a todas las familias”

En 2004, hace ya seis años, nacía en Altair la etapa de Educación In­­fantil, a la que se dotó de un edi­­ficio nuevo y propio en el centro edu­­cativo. Al frente, como directora, se en­­cuentra Concha Feliú, quien recuerda aquellos inicios “con especial cariño, ya que sin apenas nada sacamos adelante este proyecto que hoy en día es una realidad”.

Concha, ¿qué te motivó a dirigir esta eta­pa de Infantil en Altair?

Me llamaron para preguntarme si es­ta­­­­ba interesada en ocupar el puesto de di­­­rectora, y yo acepté encantada. En ese momento yo era una madre de familia con cinco hijos, el mayor con 8 años y el pequeño sólo con 2. Aún así, co­­­­mo yo digo, Dios a veces te pone en los ojos no una venda, sino un gran ado­­­­quín, y por eso me enrolé en esta aven­­­­tura. Si llego a saber cuántos sacrificios me iba a costar…

¿Cómo fue el primer curso?

Lo iniciamos aún con los albañiles trabajando, pero, eso sí, con muchísimo áni­­mo e ilusión. Teníamos un total de 25 ni­ños. Nues­­tro propósito inicial, que seguimos man­­teniendo, era querer mucho a los ni­­ños, con la idea de que poco a poco ocu­­rriría lo mismo con todas las familias.

¿Qué relación mantenéis con los padres y madres de los alumnos?

Nos aprecian mucho, ya que procuramos dejarnos la piel en el trabajo. Sólo hay que ob­servar, como ocurre con todas las eta­pas educativas de Altair, la gran cantidad de peticiones de matriculación que nos llegan todos los años.

En cuanto a las madres especialmente, que la mayoría son novatas, nos volcamos con ellas. Y aunque sabemos que es­tán muy contentas, no son conscientes de que la mayor satisfacción nos la lle­vamos nosotras, por poderles ayudar en esta tarea tan preciosa.

¿Qué actividades desarrolláis para las fa­milias?

Tenemos dos tipos: humanas y doctrinales. Las primeras pueden basarse en es­cuchar las preocupaciones de las familias, más aún con esta crisis económica que padecemos, con panoramas terribles. Por eso las clases que proponemos, de costura o cocina, se convierten en una especie de terapia para que padres y madres se evadan de sus problemas cotidianos y charlen con personas que tienen sus mismas preocupaciones.

En cuanto a las actividades doctrinales, organizamos charlas de Teología, cur­­sos de Confirmación, con un grupo de 25 personas, y los Cursos de Orien­­­ta­ción Familiar.

En definitiva, ¿cuál es la filosofía que trans­mitís en esta etapa?

Buscamos transmitir bondad, cariño y fe­­licidad, y acercar a todas las familias lo más posible a Dios, respetando la libertad de cada uno. Y en cuanto a los ni­ños, nuestra meta es educarlos para que sean bue­nos hijos, buenos compa­ñe­ros, y bue­nos estudiantes. Siempre les hablamos del amor a Dios, y también le recalcamos que deben ser per­sonas ín­tegras, responsables y felices.

Noticias relacionadas

Entrega de Banderines a la XVIII Promoción de Educación Infantil

Este miércoles día 10 de abril se celebró en...

La Escuela Deportiva mantiene la educación personalizada como seña de identidad

Entrevista con Antonio González Osborne, director de la Escuela...

Altair participa en el V Open Chess de Entreolivos-Tabladilla

Altair participa en el V Open Chess de Entreolivos-Tabladilla Ayer...

Semana Santa: El amor de Dios desde la Cruz

La Semana Santa es un tiempo sagrado para los...

Jesús Beades, antiguo alumno de Altair, se alza con el XI Premio Internacional de Poesía Jovellanos

Como él mismo se definió en la entrevista que...