Entrevista a Fidel Villegas Gutiérrez, profesor de literatura de Altair y fundador de la revista Númenor

"Altair ha ocupado un papel importante para muchísimas familias. Rara es la que no se lleva algo de Altair. El trato con las fa­milias no es un eslogan publicitario, es una preocupación verda­dera"

Reproducimos a continuación la entrevista realizada a D. Fidel Villegas el pasado mes de febrero, y que ha sido publicada en el último número de la revista Altair Magazine (nº 49).

«El trato con las familias en Altair no es un eslogan publicitario»

Fidel Villegas, profesor de literatura de Altair, alma muchos años de la biblioteca del colegio, se ha jubilado. Antiguo alumno de los Escolapios, terminó en junio de 1978 la carre­ra de Filosofía y Letras, rama Historia General -especia­lidad en Historia Medieval-, y en septiembre comenzó a trabajar en el colegio Tabladilla, para dar clases de lo suyo, de lo de siem­pre: Literatura. Dos años en este colegio, uno de mili -en­tonces era obligatoria- y en 1981 se incorpora a Altair, don­de ha estado 39 cursos. Ahora prepara las maletas para una nueva aventura en Perú.

¿Te queda algo de esos estudios de Historia Medieval?

Yo creo que sí. Sin que sea un conocimiento muy especializado ha quedado el amor por lo gótico, pero no en el sentido que se le da ahora, como novela esotérica, sino como expresión artística, co­mo un movimiento ascensional, de trascendencia, interés por los relatos épicos, el misterio que para mí siempre ha tenido la Edad Media, que me ha parecido siempre un periodo muy atractivo. Es una época muy espiritual, más de corazón, de fantasía. De hecho, de mi interés por lo medieval entronca con el nombre que dimos a la revista literaria que fundamos aquí: Númenor.

¿Cómo era el Altair que te encontraste en el curso 81-82, cuando apenas tenía 15 años de vida?

Yo llegué aquí como un profesor joven que venía pensando que iba a cambiar el mundo -y lo sigo pensando-. Altair no era más pe­queño que ahora, el colegio estaba ya perfectamente constituido. Se estaba haciendo el Edificio Central, recuerdo el oratorio que estaba en el actual edificio de Secundaria, no había jardines, había caminos de tablones para no mancharte los zapatos de barro. No estaban los prefabricados… No existía el Infantil… Pe­ro ya todo estaba definido. Había un plantel de profesores muy jóvenes, pero también muy experimentados.

Yo me encontré grandes profesores y también un estilo de funcionar que era muy alegre, muy libre, muy original: la cercanía con los alumnos, el buen humor, etc. Eso definía el colegio. Y yo es­taba muy contento, me sentí muy a mi aire.

¿Qué es lo más importante en Altair?

En Altair lo primero son las familias, luego los profesores y luego los alumnos. Los profesores saben que las familias son lo primero. Y en Altair se inculca eso. Respeto a las familias, que cuentan mu­cho para la educación de los hijos. Yo he tenido muy buena re­lación con muchas de ellas, he procurado ser muy honesto, les he ayudado. Las familias quieren ser escuchadas y que les es­cuchen de verdad. Descargan en el profesor las inquietudes y preocupaciones.

Altair ha ocupado un papel importante para muchísimas familias. Rara es la que no se lleva algo de Altair. El trato con las fa­milias no es un eslogan publicitario, es una preocupación verda­dera.

Por otro lado, los profesores son otra parte importante, deben es­tar bien formados, tener ilusión, cultivar la propia ciencia, estar al día. En Altair hay un compromiso muy alto por parte de los pro­fesores, de la dirección, etc. La educación es algo apasionante, aunque no es fácil.

D. Fidel Villegas con el equipo de Númenor en sus inicios.
D. Fidel Villegas con el equipo de Númenor en sus inicios.

¿Cómo fue el nacimiento de la revista Númenor? ¿Qué impulsó a crearla?

Númenor fue algo tan sencillo como que en 2º de BUP (4º de ESO de hoy) había varios alumnos muy interesados en hacer una re­vista literaria. Se le puso el nombre de Númenor, que es un to­pónimo tolkiniano.

Me hicieron esa petición porque querían escribir y publicar. Hablando de libros, leyendo textos en clase, conversando sobre es­critores, brota en estos alumnos el interés por la literatura y es­to desencadena un deseo de escribir, de leer más, de publicar… Cuando llega la buena literatura a los alumnos, al final hay una reacción. Y la reacción es: «yo voy a escribir, voy a poner es­to por escrito».

Yo les dije que sí. Ahora lo veo y no me lo creo, porque no era na­da sencillo hacerlo. El primer número estaba hecho de fotocopias y salió en 1987. Cada número ha supuesto una cantidad enor­me de tiempo, esfuerzo e ilusión.

¿Es necesaria hoy en día una biblioteca en un colegio, en una sociedad tan hiperdigitalizada?

Tenemos una biblioteca importante, con miles de libros y miles de préstamos que se hacen al año a los alumnos. Si Altair em­pieza en septiembre de 1967, en noviembre del mismo año ya hay un primer libro registrado. El registro número 8 es una edi­ción escolar del Quijote. La biblioteca ha crecido a la par que el colegio y es una pieza indispensable en este proyecto educati­vo. Un alumno, un estudiante, sentado en una biblioteca es algo fantástico.

¿Cuáles son tus proyectos futuros?

A finales de marzo, y hasta diciembre, me marcho a Perú, al co­legio Humtec, que está en Lima. Un colegio con unos 500 alum­nos. Quiero ir para ofrecer mi experiencia y también con ilu­sión por aprender, curiosidad en ver cómo son los profesores, los estudiantes, los planes de estudio… Ver si es posible que los jó­venes de allí reaccionen igual con la literatura.

Es un servicio que yo quiero prestar. Allí, que no tienen bibliote­ca, quieren que ponga en marcha una, tienen interés en editar una revista literaria, desean que les ayude a crear unos planes de formación a los padres y a los profesores, dar cursos de literatura universal a los estudiantes, etc.

Noticias relacionadas

Salidas académicas de ESO y Bachillerato

Recientemente tantos los alumnos de ESO como los de...

1º de ESO asiste al Concierto Didáctico “Pedro y el Lobo”

Alumnos de 1º de ESO de Altair se desplazaron al Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla, en compañía de cuatro profesores, para asistir al espectáculo musical didáctico “Pedro y el Lobo”, que fue interpretado por la Real Escuela Sinfónica de Sevilla.

Númenor cumple 35 años

Númenor, una revista clave en el panorama poético español La...

Tutoría personal en Altair, clave para la educación personalizada

La atención personalizada está en el carácter propio de...

Jornadas de Puertas Abiertas 2023

Para todas las familias que lo deseen, Altair organiza este...
Jornadas de Puertas Abiertas 2023